Manejar con prudencia las finanzas públicas, controlando el déficit fiscal, sin crear nuevos impuestos, con reglas claras y justas, en un marco de respeto a los derechos laborales adquiridos y en contra de los beneficios desmedidos.



Queremos reglas constitucionales que limiten el déficit fiscal y el endeudamiento público, con válvulas de escape para crisis.

Disminuir el déficit fiscal a menos del 3% en los próximos años, sin medidas dramáticas, garantizando que el gasto público no crezca más que la economía y que el crecimiento de la recaudación anual supere el económico.

Aumentar la inversión en infraestructura y gastos de capital, a la vez que contenemos el crecimiento del gasto ordinario.

No creemos en paquetes tributarios, ni en aumentar las cargas fiscales sobre los costarricenses en general. Eliminación de exoneraciones injustificadas y mejora de instrumentos recaudatorios (sin aumentar tasas impositivas).

Respetaremos derechos adquiridos de los empleados públicos, pero nos opondremos a nuevos privilegios y beneficios insostenibles.

El Gobierno gastón, preocupado por el gasto

Panorama, 4 Agosto, 2017